domingo, 9 de noviembre de 2008

Nota 245: LA CONVENCIÓN DE LA VERGÜENZA

Para poder dominar la Junta Electoral (que pasó a ser un órgano de disuasión frente a cualquier proceso de disidencia que deba dirimirse electoralmente, “los dueños de las líneas” arruinaron una gran ocasión. La de fortalecer la unidad de sectores con los que estábamos distanciados hace tiempo y que venían mejores por una desparacitación reciente y acotada. La del debate de ideas. La de encontrar la armonía. La de articular objetivos que nos convierta de una vez por todas en opción. La de recoger radicalismo del ambiente. Pero debieron construir una mayoria alterando reglas mínimas. De lo contrario lo hubieramos vencido sin cambiar un cm. la escencia de la cultura radical que ellos violaron. De esos valores y de coraje alfonsinista les dimos, ayer, a los dueños nuevamente una lección.

Ellos debieron articular una propuesta de Mesa Directiva en línea contraria a la que propugnan en los cuerpos en donde no “dominan”: la de trato justo a las minorías. No podían. Es que debían cooptar conciencias por lugares que debían estar disponibles para esa práctica básica. Y a lo Kirchner se sienten picaros por la transgreción.
A nosotros nos pasó exactamente lo que a Raúl Alfonsín en el Plenario del Comité Nacional de 1972 cuando se le negó la representación al MRC. De lo contrario Alfonsín derrotaba a la estructura radical de aquellos tiempos.
Pusieron en riesgo a la OTR (Organización de Trabajadores Radicales) a la que la obligaron a un trato injusto en su debate interno y actuar como corporación en línea inversa a la doctrina radical para el sindicalismo. Pasó a ser un apéndice de la misma con el peso electoral del caso. Allí había posturas disidentes que no se dejaron llegar al recinto. La pagó caro. En este sistema del Radicalismo de las líneas de las líneas de los dueños (donde los que ingresan son intrusos, los que aspiran a servir cuando no están en línea con la dominación del dueño son objeto de trampas consentidas por el otro dueño, y los que se van son traidores) no pudieron ser escuchados por la Convención. El Presidente levantó la sesión antes de su informe.
Hemos perdido una relación que honraba a todos contar con la OTR a la que defendíamos frente a observaciones de otros. Entonces los dueños se convirtieron en patronal de una organización que se rebajó a decisiones corporativas en nombre del consenso. Y la patronal no los dejó hablar. Y nada harán por que así es el sistema de dominación en el que están incluidos y que nada tiene que ver con la tradición espartaquista en donde se inscribieron los trabajadores radicales de viejas luchas. Antiburocrácticos ante todo.
Si no alineaban a la OTR en términos contra la tradición plural, si congelaban para la minoría los espacios que correspondían (nosotros lo hacíamos) y no canjeaban cargos por votos, y si no lograban la urgente asistencia del Changui Cáceres desde Santa Fé para revertir dos votos con los que cuenta en esta Convención, los vencíamos, otra historia empezaba en el radicalismo y un camino victorioso era posible. La segunda defección política de Cáceres (en un vínculo personal histórico al que yo honré y él no) la pondremos en valor político también en la Provincia de Santa Fé.
Ni se nos pasó por la cabeza Presidir el cuerpo, por el síndrome San Fernando (al que me referiré en otra nota) pero no dudé de enfrentar la situación encabezando una lista que integraron el espacio al que referencia Ricardo Alfonsín y distintas vertientes entre la que nos reencontramos con viejos compañeros de la Junta Coordinadora Nacional y la CON y que abandonaron el espacio en todo el territorio de la Provincia. Especialmente varios del denominado grupo Mar del Plata de cuya lealtad partidaria no dudo y testimonio. El espíritu crítico no es traición.
Al final, y luego de haber desistido en un primer momento y frente a un primer test negativo, no dudé de impulsar ponerme al frente de la lista y confrontar con un candidato impuesto por el dueño de la CON a mis amigos de esa línea en Almirante Brown para la sorpresa de la mayoría de los militantes honestos de la tercera sección a la que pertenece ese distrito.
La conducta del electo fue lamentable. No aceptó la posiblidad de ser el Presidente de todos. De honrar la tradición de la Franja Morada. A la que yo acompañé en reconocimiento a sus militantes, en Derecho, Humanidades y Sicología en La Plata en las elecciones del viernes. Donde nos fue bien.
Le puse la pelota picando para eso y ni disimuló no ser un jóven burocrata que desde su pertenencia generacional niega a todos los que impulsamos renovación en serio. Sus jefes lo envejecieron por años en un día. Hasta se votóasí mismo cuando le enseñé el camino de cómo se procede en estos casos. Hay que tener cuidado con la cuestión generacional manejada de un modo no sistémico. Hay una pléyada de jóvenes burócratas que al decir de Machado "tienen la edad de un siglo y son viejo cuando nacen".
De haber ganado nuestra lista, lo que parecía imposible a esa altura de las circunstancia, en el acto hubiera exigido la renuncia del vicepresidente del Comité y por la superposición sanfernandina. Al final, lo asumo, hubiera renunciado yo para que lo que repudio no ocurra.
Me honro de haber dado quórum por que la Convención está para el debate. Pero con la reserva que hice a los que me felicitaron por “mi organicidad”. Tenía temor de posibilitar una Convención de la vergüenza, y eso ocurrió. Alguién, también jóven me dijo que era un verdadero radical. Ahora tenemos quienes dan certificados doctrinarios y de conducta partidaria.
En momentos que mi hija por teléfono me informaba de un nieto por venir, no dudé de honrarlo con conductas en línea con mi historia. Por eso fui el que di quórum, entregué proyectos, di el debate de prepo cuando se me pretendía acallar lo que no me ocurrió desde tiempos de Dictadura. Mis nietos, así, tendrán un radicalismo limpio para servir a la Patria en el sendero de Alfonsín. LA LUCHA CONTINÚA.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

El Presidente de la Convención Provincial, Lic. Diego Martínez, es apoyado y respetado por la mayoría de la gente de la Tercera Sección, menos por un grupúsculo de pseudodirigentes a los q en su momento, el árbol no les dejó ver el bosque.Me extraña de usted sea vocero de gente q ocupa cargos en el comité de la pcia de buenos Aires, cuando ni siquiera ganaron su distrito en 1983 con la oleada de nuestro respetado Raúl Alfonsín. Yo también me consideraba amiga suya, y hemos compartido muchas charlas y recuerdos, pero, verlo descalificar de esta manera a una persona porque no es amigo de sus amigos, me parece que no va con su conducta, piense y reflexione. Atte.-

RC dijo...

Perdió la oportunidad de ser de todos y no de una facción. Se votó asi mismo. Le traté de facilitar su acceso de la mejor manera posible. Te lo debe decir él mismo. De su actitud dependía lo que está por venir y que romperá el círculo virtuoso a nuestro favor y que existe desde 1983. No pudo, por el carácter de la estructura que lo dominaba. Ni idea a quién te referís en cuanto amigos de la tercera.Ninguno de ninguna facción, amigo o no, no se extrañó de que lo hayan designado de un raro modo por su distrito. Y no tengo ningún amigo del Comité que no haya ganado en 1983, de los que se me pasan por la cabeza. De todos modos, si me ocnocés, sabés que lo voy a apoyar en su gestión (si no repite ese procer y su grupo es el Partido)por que en los tiempos difíciles acato organicidad. Yo lo impulsé por todos lados a pedido de amigos comúnes. Al final puse mi nombre en una lista para testimoniar lo que estaba ocurriendo y supongo tu dolor de que así haya ocurrido. De cualquier modo hay que empujar y si tenés razón me podrás decir "vistes que nadie era su dueño?. Hago voto que así sea.

Anónimo dijo...

Ningún dolor que hayas colocado tu nombre en una lista, al contrario, siempre te respeté y te seguiré respetando, por eso te pedía que reflexiones. A los mismos q te referís vos cuando decís q en la Tercera nadie lo quería.Obviamente q hay q empujar, me lo vas a decir a mí q empujo desde los 16 años? Y, en todo caso, te podré decir: "viste, q nadie era dueño". Quiero, q sepas q este intercambio, no hace mella en mi respeto intelectual y político hacia tu persona, como tampoco hace mella en mi cariño hacia vos.-

Conduccion OTR dijo...

Estimado Correligionario:
Se que es difícil que nos entendamos en este momento, lo que usted evidentemente no entendió es que la O.T.R. no vota corporativamente, vota luego de largas discusiones. Que no sentimos que lo "pagamos caro", que no es la primera vez que nos pasa, que usted sabe y elogia la convención de Mina Clavero, allí tampoco dejaron hablar a la O.T.R. Para esta O.T.R. el problema no son las ordenes de los “dueños” de los que usted habla, esta O.T.R. no tiene dueños, esta O.T.R. está conformada por compañeros que discuten y tratan, solo si pueden, ponerse de acuerdo, cuando así no sucede hay libertad de acción pero no fue este el caso, la O.T.R. se puso de acuerdo y decidió que hacer.
Lamento que usted crea que luego de tanta lucha y tanto ninguneo partidario tenemos “dueño”, no lo tenemos, ni lo tendremos, solo nos debemos a la Unión Cívica Radical que nos contiene y usted hace bien en citar a don Crisologo, nosotros siempre tratamos de actuar en consecuencia, si esta vez no coincidimos estamos seguros que en algún otro lugar el camino nos encontrara juntos nuevamente por un país mejor y a la Unión Cívica Radical como herramienta para lograrlo
Noemi Cambursano

Ricardo Campero dijo...

Querida Noemí
Ya lo conversamos. Yo no pude hablar con uds. Leopoldo Moreau sí. Esto último me pareció bien lo lo primero no. Fui discriminado.
Lamento que no los hayan dejado hablar. Vos sabés que yo los hubira dejado hablar y más. Pero la OTR lo votó al que no los dejó hablar y no a mí. Te mando un beso. rc

Anónimo dijo...

Falta aclarar que en el Orden del Día de la Convención no figuraba el Informe de la OTR. Esto mismo pasó en la Convención de Cañuelas, se olvidan y después arman lío y le echan la culpa a la conducción de la Convención. Te sigo queriendo y respetando

Alejnadro Leguizamón dijo...

Ricardo me honra haber compartido la lista aunque en minoría, en la última convención del radicalismo, a mis jóvenes 29 años y con todo un futuro por delante es enriquecedor el compartir experiencias con personalidades de tu trayectoria y reconocimiento, pero así también de tu sencillez, no hago más que saludarte y manifestarte mi admiración, y como concluís en tu nota “LA LUCHA CONTINUA”.

Alejandro Leguizamón
Convencional General Arenales
4ta. Sección Electoral