viernes, 26 de septiembre de 2008

Nota 186: ADIÓS AL CORRELIGIONARIO Y AMIGO

Dicen que no fue la crueldad de los miserables la que lo llevó a su suicidio. Tampoco la enfermedad que padecía. En él suena como a "un duelo consigo mismo". En todos los casos, uno de los que creyó en él saluda al amigo con inmensa gratitud.

1 comentario:

Ricardo Lafferriere dijo...

Mi adhesión a tu comentario.
Como su ex compañero de bancada, saludo en Pepe Genoud a un luchador sin intermitencias, persistente, riguroso y leal, en los acuerdos y en las diferencias.
Enalteció la política de Mendoza y prestigió el Cogreso.
Mientras su nombre se asoció a un delito que nunca fue probado pero que lo golpeó en el alma, el país nada en la podredumbre cotidiana tolerada sin disimulo por muchos de los "fiscales" políticos, opinadores y periodísticos de entonces.