sábado, 7 de febrero de 2009

Nota 330: PARA MEDITAR, DEBATIR, ACTUAR, NO REPETIR ERRORES, PARTICIPAR Y LLEVAR AL RADICALISMO A LA VICTORIA


Los radicales argentinos tienen iguales oportunidades que sus pares progresistas de Uruguay y Chile para elegir sus candidatos. La UCR es el único partido de Argentina en el que sus afiliados cuentan con este derecho. Hay que poner en valor social este atributo sin dejar de lado las amenazas.
Es que la debilidad estriba en una cultura antielectoral interna por la historia reciente de las mismas y la fortaleza de la burocracia bonaerense (la que denominamos el radicalismo de las líneas de las líneas de los dueños) para construir estructuras disuasivas a eventuales mayorías que pretendan incidir.
En el principal distrito nacional las posibilidades hoy son tres: acuerdan esas fuerzas y disuaden alternativas de cambio. Esas fuerzas asumen su responsabilidad, dejan de ser conservadoras y movilizan el cambio. O el cambio se disputa en elecciones internas.
Promover las dos últimas son las alternativas correctas para recoger el dato que la mayoría de los radicales están fuera de las líneas. Los conservadores partidarios apelan a la experiencia histórica y sus costos. Esto es, el internismo como factor de desprestigio y no su contrario. Lo que hay que construir ya es un acuerdo de elecciones limpias, abiertas a las mejores fiscalizaciones partidarias y extrapartidarias y el compromiso de evitar la vergüenza que surge de las notas de prensa de más abajo que recuerdan (e informan a los más jóvenes) una vergonzosa experiencia que incidió tanto en nuestro desprestigio como la misma frustración del gobierno de la Alianza y fue una de las claves del fraccionalismo radical.
Es acá y hoy donde “la fuerza de la disuasión” se enfrenta con la Balsa de la Medusa.(ver Nota 241: LAS LECCIONES DE LA BALSA DE LA MEDUSA y Nota 267: LA CONVENCION DE LA VERGÜENZA (2): LA FUERZA DE DISUACIÓN).
Casi como la “Contradicción Fundamental”, expresan adentro del radicalismo las opciones de la praxis. Y hay que tener en cuenta, de cara a lo que ya se observa, lo dicho en la Nota 313; RECTIFICACIONES NECESARIAS PARA LA UNIDAD DE LOS RADICALES Y ANTES DE QUE SEA TARDE.
Las notas periodísticas de más abajo refieren a las elecciones de Diciembre del 2002 y que hay que evitar. ¡Las prácticas no las elecciones!
Y a propósito de la experiencia dos apreciaciones: cuando no se rectifican las causas de los fracasos nos condenamos a tornarlos infinitos. Y lo dicho por Marx ""Dice Hegel que la historia cuando se repite; si la primera vez es tragedia, la segunda es farsa"". Entonces no hay que temerle al cambio, ni someterse a las fuerzas de disuasión y estar en la pirámide de La Balsa. Esa es la invitación a los que no se rinden ante nada y ni ante nadie.
Mientras tanto proponemos empezar entre todos acordando códigos de conducta y reglas de juegos mínimas que eviten las navidades del 2002 y el verano trágico del 2003. Y luego explorar acuerdos que en nuestra perspectiva no deben ser conservadoras. Entonces serán contubernios y mandarán a sus casas a los miles que se incorporan al radicalismo.
Estamos seguro de que se puede. Es el camino para todas las victorias. La de innovar en el radicalismo e ir por un frente progresista y radical. Y la de vencer a los Kirchner y a las opciones derechistas de Macri, Solá y De Narváez.



1 comentario:

Alejandro Leguizamón dijo...

No le tenemos miedo al cambio, no le tenemos miedo a la interna, y no le tenemos miedo a los dueños...

un abrazo radical y para el cambio.-