sábado, 21 de febrero de 2009

Nota 336: JAROSLAVSKY. DISIDENCIAS Y CONCERTACION. CAMINO A LA ASAMBLEA DEL 28 DE FEBRERO EN AVELLANEDA

Esta nota es de Javier Pablo Marotte por el aniversario de su muerte. Fue central su presencia en la política a propósito de las propuestas de concertación, una de las temnáticas que se someterán a consideración de los radicales bonaerenses el 28 de Febrero en Avellaneda .La concertación sin contubernios es posible desde la claridad en los pensamientos, disciplina partidaria y conducta. Atributos de Cesar que debate con Cafiero, De la Sota y Grosso en un documento que comparto.

" El pasado 7 de febrero se cumplieron siete años del fallecimiento de César "Chacho" Jaroslavsky.Había nacido en Entre Ríos el 3 de mayo de 1928; hijo de un acopiador de cereales miembro de la gran comunidad rural judía localizada en Entre Ríos. Su familia se mudó a Buenos Aires y a los 13 años, cuando murió su padre y siendo el mayor de cuatro hermanos, tuvo que trabajar de cadete en una fábrica de ladrillos y boletero de un cine para ayudar a mantener a su familia.Fue una persona que apostaba a la concertación social, y su tarea y esfuerzos se dirigieron en líneasclaras y determinantes respecto de la democracia y el bienestar de la República. Su figura es reconocida y respetada por todos los partidos políticos de nuestro país. Su actividad política no tiene fechas de comienzo y fin, sólo recordaría que se afilió a la UCR en diciembre de 1945, pese a que el 17 de octubre del mismo año estuvo en la Plaza de Mayo “porque creía en Perón y consideraba a ese momento histórico”.Vivió en Victoria, Entre Ríos, donde fue empleado bancario y dirigió después el diario partidario “LaMañana”. Ocupó diversos cargos políticos tales como: presidente de la Juventud Radical de Entre Ríos (1948), secretario de Eduardo Laurencena, que fue designado director del Banco Central por la Revolución Libertadora (1956), diputado provincial (1958 y reelegido en 1963), diputado nacional y presidente del bloque de la UCR (1983-1991); convencional nacional constituyente por la capital (1994), y jefe de la campaña presidencial de Horacio Massaccesi y Antonio M. Hernández en 1995.En su paso por el Congreso anotaba, como satisfacciones, la aprobación del Tratado de Beagle, la Ley de Divorcio, la Patria Potestad, la Ley de Defensa de la Democracia y las reformas a la Ley de Defensa y al Código Militar. Fundador del Movimiento de Renovación y Cambio, y como decíamos más arriba, con la vuelta a la democracia en 1983 es elegido diputado nacional por su provincia y reelegido en 1987. Experimentado parlamentario y hombre de confianza del presidente radical Raúl Alfonsín, preside el bloque de la UCR de diputados durante todo el mandato de aquel y hasta 1991. Fue uno de los apoyos políticos más importantes de Raúl Alfonsín durante su presidencia.Sin dudas fue un luchador con mayúscula, no sólo en el área política, sino también luchó incansablemente para ganarle a la enfermedad y salir adelante. Chacho Jaroslavsky y su trayectoria hicieron mucho bien a la política argentina; pertenecía a la clase política, la misma que hoy continúa siendo denostada. "Los últimos años lo encontraron recluido en su departamento de Palermo, cada vez más enfermo y alejado de la actividad política. Sólo hablaba, cada tanto, con su amigo Alfonsín, con quien compartía una idea básica, que lo acompañó a lo largo de su extensa carrera y que guió cada uno de sus pasos: la noción de que la política argentina debe basarse en un juego de equilibrio y negociación permanente entre radicales y peronistas" (Página12, 8/2/2002).Vaya nuestro homenaje sincero a un político con mayúsculas, sin dobleces, honesto, leal a ultranza que supo dirigir con pasión la bancada radical de diputados luego de la recuperación de la democracia en 1983. Chacho Jaroslavsky dio un invalorable aporte a la política argentina.
.Había nacido en Entre Ríos el 3 de mayo de 1928; hijo de un acopiador de cereales miembro de la gran comunidad rural judía localizada en Entre Ríos. Su familia se mudó a Buenos Aires y a los 13 años, cuando murió su padre y siendo el mayor de cuatro hermanos, tuvo que trabajar de cadete en una fábrica de ladrillos y boletero de un cine para ayudar a mantener a su familia.Fue una persona que apostaba a la concertación social, y su tarea y esfuerzos se dirigieron en líneasclaras y determinantes respecto de la democracia y el bienestar de la República. Su figura es reconocida y respetada por todos los partidos políticos de nuestro país. Su actividad política no tiene fechas de comienzo y fin, sólo recordaría que se afilió a la UCR en diciembre de 1945, pese a que el 17 de octubre del mismo año estuvo en la Plaza de Mayo “porque creía en Perón y consideraba a ese momento histórico”.Vivió en Victoria, Entre Ríos, donde fue empleado bancario y dirigió después el diario partidario “LaMañana”. Ocupó diversos cargos políticos tales como: presidente de la Juventud Radical de Entre Ríos (1948), secretario de Eduardo Laurencena, que fue designado director del Banco Central por la Revolución Libertadora (1956), diputado provincial (1958 y reelegido en 1963), diputado nacional y presidente del bloque de la UCR (1983-1991); convencional nacional constituyente por la capital (1994), y jefe de la campaña presidencial de Horacio Massaccesi y Antonio M. Hernández en 1995.En su paso por el Congreso anotaba, como satisfacciones, la aprobación del Tratado de Beagle, la Ley de Divorcio, la Patria Potestad, la Ley de Defensa de la Democracia y las reformas a la Ley de Defensa y al Código Militar. Fundador del Movimiento de Renovación y Cambio, y como decíamos más arriba, con la vuelta a la democracia en 1983 es elegido diputado nacional por su provincia y reelegido en 1987. Experimentado parlamentario y hombre de confianza del presidente radical Raúl Alfonsín, preside el bloque de la UCR de diputados durante todo el mandato de aquel y hasta 1991. Fue uno de los apoyos políticos más importantes de Raúl Alfonsín durante su presidencia.Sin dudas fue un luchador con mayúscula, no sólo en el área política, sino también luchó incansablemente para ganarle a la enfermedad y salir adelante. Chacho Jaroslavsky y su trayectoria hicieron mucho bien a la política argentina; pertenecía a la clase política, la misma que hoy continúa siendo denostada. "Los últimos años lo encontraron recluido en su departamento de Palermo, cada vez más enfermo y alejado de la actividad política. Sólo hablaba, cada tanto, con su amigo Alfonsín, con quien compartía una idea básica, que lo acompañó a lo largo de su extensa carrera y que guió cada uno de sus pasos: la noción de que la política argentina debe basarse en un juego de equilibrio y negociación permanente entre radicales y peronistas" (Página12, 8/2/2002).Vaya nuestro homenaje sincero a un político con mayúsculas, sin dobleces, honesto, leal a ultranza que supo dirigir con pasión la bancada radical de diputados luego de la recuperación de la democracia en 1983. Chacho Jaroslavsky dio un invalorable aporte a la política argentina."

1 comentario:

Alejandro Leguizamón dijo...

Muy merecido homenaje